#TodoGratis

La mejor defensa es un buen ataque. Eso deben de pensar todos aquellos que, para defender unos modelos de negocio con fecha de caducidad, siguen esgrimiendo como excusa que este es el país del todo gratis. Lástima que no sea una buena defensa. Ni, por supuesto, un buen ataque.

Me vais a perdonar la reiteración, pero a raíz de la sentencia favorable a CineTube, conocida el pasado lunes (13 de Enero), los esperpénticos defensores del Copyright se lanzaron a las trincheras esgrimiento el manido argumento del Todo Gratis como arma arrojadiza. Por supuesto, sin pararse a escuchar los argumentos del contrario. Si alguno recaba en esta humilde tribuna, esperamos que se digne a leer y a entender.

Como ya hemos comentado en este blog en numerosas ocasiones (ver Un modelo de negocio renovado, El precio de la cultura en España o Sobre Megaupload) la gente está dispuesta a pagar por un servicio decente y a un precio competitivo. Y la razón por la que la excusa del Todo Gratis no deja de ser una excusa es precisamente esa competitividad. Aquellos que defienen los modelos de industria musical del siglo XX cotizan en bolsa, fomentan la cultura de comprar-tirar-comprar y prácticas similares. Sin embargo, una de las bases de estos sistemas es precisamente la competitividad, que se han saltado totalmente a la torera con prácticas monopolísticas muy cómodas. Como ya comentaban en El Engaño del CD, los precios de los soportes físicos se han abaratado hasta límites insospechados, y, en contraposición, los precios no han bajado, sino que incluso han crecido. Estos no son precios razonables, y la gente se ha hartado de pagar por ellos.

El éxito de iniciativas como Netflix, Spotify o Youzee (una empresa española) demuestran que es posible conseguir desde la legalidad ofrecer lo mismo que Megaupload ha ofrecido durante años: el acceso a la cultura a un precio más que razonable. Estos son ejemplos claros de como la gente no anda buscando el Todo Gratis, sino que está pidiendo a gritos un Todo a un precio justo. Yo estaba deseando de que llegase un servicio como Netflix. Por lo pronto tenemos a Youzee, con un catálogo creciente, y que empieza a expandirse a televisores siguiendo el modelo inaugurado por Netflix.

Sin embargo, Netflix ha retrasado su entrada en España debido a que le pedían más del triple que en los Estados Unidos en conceptos de derechos de autor (toda una exageración). Los apoderados de la cultura no cejan en su actitud de llorar y llorar, en lugar de buscar nuevas vías de comercialización y monetización de sus productos. Otros ya las han encontrado. Esperemos que los que las han encontrado acaben llevándose por delante a todos aquellos que insisten en quedarse atrás, jugando con sus propias reglas. Se lo tienen bien merecido.

Un pensamiento en “#TodoGratis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


× dos = 18

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>